24 de marzo, 2020

Día de la Memoria en la Argentina

A 44 años del golpe cívico-militar del 24 de marzo de 1976

La Memoria, la búsqueda de Verdad y el reclamo de Justicia en la República Argentina no sabe de límites ni geográfico ni temporales. Tampoco de encierros ni aislamientos. El COVID-19 obliga a suspender la tradicional marcha del 24 de marzo que, año a año, congrega a miles que recorren las calles de Buenos Aires y de las principales ciudades del país.

Pero la pandemia no anquilosa las mentes y fluyen iniciativas para que, cada quien, desde su confinamiento, conforme un eslabón de la cadena de un recordatorio que, con sus particularidades, marcará una época.

Las consignas del día son variadas, todas convergen en una misma dirección: homenajear a los 30 mil detenidos-desaparecidos y a los organismos de derechos humanos que mantienen, desde hace más de 4 décadas, encendida la llama de la Memoria.

-Los medios de comunicación y las redes sociales replican las fotos con pañuelos blancos –símbolo de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo– colgados en balcones, ventanas o rejas.

-Circulan videos sobre la dictadura, los juicios, la búsqueda de los familiares, los nietos recuperados.

-Se multiplican lecturas de poemas, cuentos, extractos de libros y canciones sobre los que los dictadores llamaron “ausentes para siempre” y que están más presentes que nunca.

Conmemorar el 24 de marzo y reafirmar el “Nunca Más” es también subrayar el papel que cumple la ciencia en la búsqueda de verdad, en particular la tarea del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) que, creado hace un poco más de 35 años, permitió restituir la identidad a más de 700 víctimas del terrorismo de Estado en la Argentina. Su profesionalismo y humanidad atravesaron fronteras y en la actualidad sus servicios y su docencia son solicitados en los cinco continentes.

En reconocimiento a su trayectoria, el EAAF fue distinguido por el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) y la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) en noviembre de 2018 con el Premio Latinoamericano Juan Gelman. A ello se sumaron en 2019 la realización del documental “Los rastros de la muerte y la antropología” y del libro “Ciencia por la Verdad”; mientras que, a principio del 2020, CLACSO y la UNQ se unieron nuevamente para postular al EAAF al Premio Nobel de la Paz, iniciativa que reunió en poco tiempo más de 8.000 adhesiones, reflejo de la coincidencia en que otorgarles este galardón sería justicia.


VER TAMBIÉN: Postulan al Equipo Argentino de Antropología Forense al Nobel de la Paz


Si desea recibir más noticias de CLACSO:

a nuestras listas de correo electrónico.